Más claro que el agua

El post de recién me inspiró, apenas al publicarlo, a escribir algo más sobre los hijos del medio…

Mi PeQueÑo GRaN GuRú…. es quien la tiene MáS CLaRa Que eL aGua

​El post de hoy es de nuestra peggranvoz varón del medio… a quien yo llamo mi “sabio distraído” porque la tiene clara pero se cuelga en la luna y la disfruta mientras yo voy a buscarlo de regreso. Pero ahí es cuando todo comienza: en el camino de vuelta, por lo que me dice, comparte que observó y vivió, me enseña y logra que yo lo llame también “mi pequeño gran gurú”.

To2 y cada 1 de nuestros hijos son especiales y, a diario, me enseñan mucho (tanto que desde ya me disculpo porque sé que no llego a aprender todo). Pero cada vez me convenzo más que los hijos del medio son los “Envía- 2″… Y lo escribo así porque con el nuestro hay veces que hasta parece que me dijera “tenés 2 así yo te caigo en el medio y te ayudo a poner el equilibrio justo”.

El hijo del medio parece que se basta por sí mismo más fácil que los demás. Y seguramente es porque hay contención de las puntas. Pero también porque sabe disfrutar de estar a la mitad del camino de “mi carrera de madre”. Se beneficia de las primeras pruebas y vueltas con el mayor, sabiendo que para él su mamá no sólo cuenta con algo de experiencia sino también y todavía con la suficiente energía para seguir con los menores. Es decir que para el hijo del medio su mamá está en el perfecto tiempo de cocción, a punto de caramelo… Lo que no sabe, al menos, en mi caso, es que el Master Chef… es Él.

Pequeñas Grandes Voces

imageParada y alerta en la costa alcanzo a ver, mas no a prevenir, que lo revuelca una gran ola. Corro desesperada a buscarlo. Mi corazón, paralizado. Mis piernas, a velocidad olímpica. Logro pescarlo, lo alzo y lo saco del mar para–yo pronostiqué–consolarlo. En cambio, escucho:

“Mamá, ¿por qué el mar a veces se enoja?”

Y se volvió a meter….

Quiero tener la misma capacidad y actitud para encarar la vida con la que mi hijo de 5 enfrentó al mar porque no siempre todo fluye y hay calma. Muchas veces nuestro entorno es adverso, intempestivo y hasta agresivo. Pero si evito tomármelo personal, tenerme lástima y dudar de mis propias capacidades, voy a lograr salir siempre a flote y así vivir mi vida plenamente, tal cual se presenta, incluso hasta cuando tenga la corriente en contra.

Agustina

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s