FRaNCiSCo y FRaNCisCa: Fe y FaMiLiA

¿Recuerdan cuando publiqué “Amistad a primera vista”  y compartí la bendición de que América en Familia nos visitara en casa? Bueno, llegaron a destino: al abrazo profundo con el Papa Francisco, quien, entre risas y chistes, les dijo: “Están locos”.

Cuando nuestro hijo de 9 se enteró de estas palabras de Francisco dijo: “Le tendrían que haber contestado: ¡Sí, estamos locos por tí!”

Creo que eso es exactamente lo que dice este abrazo grupal. La foto atestigua una locura de FE y un camino recorrido “transformador”, como lo dice Catire mismo aquí.
La historia de América en Familia hizo eco en muchos y diferentes medios e idiomas.  Y, de verdad, que no encuentro ícono más representativo del Encuentro Mundial de las Familias – Filadelfia 2015 que este abrazo del Papa con América en Familia. Esta familia se arriesgó por un sueño, se atrevió a una aventura y salió al encuentro de otras familia para “hacer lío” desde una “sana inconsciencia”.

El viaje de América en Familia representa más que un sueño de Catire, Noël y sus hijos. Su aventura es una metáfora sobre cómo vivir nuestra vida. Se lanzaron a este viaje ligeros de equipaje, pero convencidos del destino. Demostraron que la identidad y valores de cada uno no dependen de un código postal fijo. La vida es movimiento y necesita de la familia y del amor para sortear obstáculos y aguantar las incomodidades e incertidumbres del viaje. Lanzarse al camino implica dejarse sorprender para así aprender y crecer. Y, lo que es seguro:  para cuando hayamos alcanzado el destino planteado, la versión de quienes fuimos al salir estará mejorada y transformada.

Agustina

 

Anuncios

Francisco y las peqgrandes voces

image“Creo que tengo el derecho a vivir con mis padres. Tengo el derecho de ser feliz” (Sofía, 5, EE.UU.)

Creo que toda política inmigratoria, legislación nacional y decisión familiar debe tener en cuenta voces como la de Sofía.

Y creo que el Papa Francisco ni sabía lo que tenía Sofía en sus manos para él. Pero la Sabiduría Divina quiso que el mundo disfrutara de su voz ilustrada.

Creo en el poder de las peqgrandes voces y más si llegan a oídos del Papa.

Agustina

Buen compañero… ¡contesta primero!

imageLa maestra le dice a Agustín:

“¿Qué te pasa que estás tan callado?”

Y una compañerita responde:
“Tiene miedo que se le terminen las palabras”.

Delfina (4) Argentina

Maravillosos ambos porque Agustín no sólo demuestra que “para saber hablar es preciso saber escuchar”  pero, también que es cierto-¡y desde temprana edad!- que “detrás de todo gran hombre(cito) hay una gran mujer(cita)” 🙂

Agustina

 

Pequeño gran recordatorio

imageLuego de dos años, llegó de visita quien la cuidó durante su primer año de vida:

– ¡Hola Morita! ¿Sabes quién soy?

– Sí. Mari.

– ¿Pero te acuerdas de mí? ¿Te acuerdas que te daba de comer?

– Sí. Los bebes no hablamos, pero tenemos memoria.

Morita (3) México

Brillante manera de recordarnos que los niños siempre pero siempre tienen algo que decir. Sólo que sus peqgrandes voces afloran recién a los 2 años.

Que cuando finalmente las oigamos sea para siempre escuchar recuerdos de los mejores,  sobre compañías inolvidables y experiencias entrañables.

Agustina

Mi nuevo CANto de ¡Viva México!

imageHace cinco años que…

vivo en México. Los primeros fueron doloridos.

Pero México me fue sanando con su colorido.

Escribir fue siempre mi pasión y el remedio para mi corazón.

Hace cinco meses que…

mi cuento Xocolatl se convirtió en un libro ilustrado y en un cachorro entrañado.

Hoy, ya cinco-ntar,

este gran país mi pluma y mi corazón ha sabido conquistar. 

Es por eso que yo, en este día, no doy  el “grito” sino el ladrido mexiCANo. Porque de la pata de Xocolatl estoy disfrutando y viviendo un nuevo México. Con este libro espero honrar y retribuirle a México todo lo que en estos años he vivido y aprendido. Por eso digo, ¡Muchas guau-cias, México! Y ladro:

¡Mexicanos!

¡Viva Xocolatl, el xoloitzcuintle mexicano!

¡Viva!

¡Viva México!

¡Viva!

Agustina

iCine

image– ¿Papá, en el cine no hay internet?
– No.
– ¿Y cómo hacen para bajar las películas?

Antonia (8) Argentina

Muy buena observación la de Antoni@, porque de verdad que en el cine está difícil ver alguna nube. Esto me lleva a pensar: ¿Se acuerdan cuando “estar en la nube” significaba algo completamente distinto y nos metía en problemas? ¡Hoy la nube nos salva!– Al cine también…

Agustina