Correr. Trepar. Llorar (o no).

© DreetProduction/Corbis

© DreetProduction/Corbis

Una señora en un restaurant entra en pánico al ver a Simón (5) trepar una escalera:

– Niño, ¡no te subas ahí!

– ¿Por qué?

– Porque te puedes lastimar.

– Pero, Señora, yo ya me lastimo y no lloro.

Simón (5)

La fascinante edad en que ser maduro implica solamente ser más rudo. Pero hay que bajarse para que los adultos– ocupados en Comer. Rezar. Amar —– no tengan miedo… 🙂

Agustina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s