No tiene cura… ¿o sí?

image

© Con Tanasiuk/Design Pics/Corbis

Su madre le pidió al párroco que le hablara a su hijo por ser demasiado inquieto y travieso:

– Oye, Carlos ¿por qué no eres obediente como el Niño Jesús?

– Porque mi Mamá no es la Virgen María.

Carlos (7) México

Amén. ¡Brillante la respuesta!

Y yo seré muy honesta: sirven los buenos modelos, pero cada niño es quien es. Dejémoslo ser. A pesar de los dolores de cabeza y situaciones incómodas, ningún niño es un caso perdido. Ninguno. Todos tienen… “cura”  y el derecho de lograr su mayor potencial. Y nosotros los adultos tenemos el deber de procurar que así sea.

Sin ir más lejos, hoy Carlos es un gran seminarista quien, además de teología, estudia psicología y abogacía porque, tal como me lo dijo “un sacerdote tiene que también formarse en los temas de este mundo”– y yo agrego:…de este mundo donde se necesitan grandes curas ;-).

Agustina

Para Carlos y Pepina, con agradecimiento y admiración.

 

Anuncios

2 comentarios en “No tiene cura… ¿o sí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s