Boris y el ajolote albino

dsc_0787-2“No siempre el autor crea al personaje… A veces el personaje encuentra al autor. ¡Gracias, Edelvives, por el pase del año!”

(Agustina, yo ;-), Lanzamiento 8/Oct/16 Museo Dolores Olmedo)

Eso es exactamente  lo que sucedió con Boris, un niño de 13 años con un papá inglés que, debido a su trabajo, cambia de residencia constantemente. Cuando Boris llega a mí aquí en México ya había vivido en Argentina y (aún vive) en el libro “Boris y las mascotas mutantes”, de Sergio Olguín con ilustraciones de Flavia Gargiulo.13394177_1698552107077846_2674639122154887816_n

Mi responsabilidad y honor fue hacer crecer al personaje en este maravilloso país. Los editores de Edelvives sólo me pusieron una condición: incluir el Día de Muertos. Y así lo hice. Pero también incluí el Día del Grito de la Independencia, y otras tradiciones, momentos y lugares que hacen de la vida de Boris, como de la mía misma, una aventura diaria de cultura. Porque México es un país que “se siente en su piel”. Y si tienes la fortuna, como yo, de dejarte atravesar por sus colores, sabores, valores y fervores, te puedo asegurar que tu corazón empieza a latir distinto. Y se nota, como en el ajolote albino…

14543855_1746643568935366_6113525214176067178_o

¡A rodar Boris en este viaje del héroe!

Como en mi caso mi corazón late en letras, la pasión y la emoción escribieron esta historia. Es por eso que Boris no solo recorrerá las calles de CDMX, de Tepoztlán y los canales de Xochimilco, sino que también recorrerá su propio mundo interior al emprender su “viaje del héroe”  y al solidarizarse con el mundo de los niños de la calle, una realidad tangible que tiende a ser invisible tanto por comodidad como por incomodidad. Una realidad de la que quiero hablar porque debe cambiar.

dsc_0924

¡Ajolotes en el lanzamiento del libro!

Boris no logra su “viaje del héroe” jugando a la Play, publicando en Facebook, Instragram, Whastapp o Snapchat. Sino observando la realidad mexicana que lo rodea y lo abraza, pero que también lo inquieta y lo cuestiona. Boris se aventura a salir de su zona de confort y así logra conectarse de verdad con su propia realidad y la de otros al permitirse ser tan transparente y sensible como ajolote albino.

Asi y todo, como Boris es un chico moderno, su celular sonará, llamará y vibrará en su nueva aventura de cultura y lectura. Sí, el celular ocupará un lugar muy familiar para todos nosotros en esta historia. Tal es así que en este mismismo momento, aunque no escuches un PiNG en tu celular, espero que lo escuches en tu corazón: Boris te está enviando a tí que estás leyendo ésto una solicitud de amistad en BOOK y te espera en las librerías mexicanas Péndulo, Porrúa, FCE, El Sótano y Gandhi. Y así  yo espero crearte una buena adicción… a la acción y emoción de “Boris y el ajolote albino”.

Te espero entre letras. Te dejo un abrazoT de ajoloT y mi clásico abrAZo de la A a la Z 😉 . Y  te dejo aquí, con un clic, fotos del Lanzamiento de “Boris y el ajolote albino”. Seguimos.

Agustina

Anuncios