Amigos invisibles que vemos sin mirar

Feliz día de la Amistad.
Gracias por ser amig@s de este blog. Aunque no los vea detrás de la pantalla.
Gran abrAZo de la A a la Z y este testimonio, homenaje y agradecimiento.
Agustina
#DíadelAmorylaAmistad #gratitud #amistad #gestos

Amigos invisibles que vemos sin mirar

Ayer, en vísperas del 14 de febrero, recibí muestras de amistad inesperadas de parte de dos personas que casi no conozco, pero veo más seguido que a amigos muy cercanos. Sus testimonios, sonrisas y dedicación valen la pena compartir. Sigue leyendo

Francisco, Boris y el ajolote albino

collage-papa-francisco12 de Enero de 2017. Silencio, soledad y quietud en mi cocina. De repente, donde siempre se acumula la correspondencia, veo, solo y único, un sobre a mi nombre. Sello del Vaticano. Fecha de noviembre. Inmediatamente mi mente y corazón retrocedieron a fines de octubre del año pasado cuando mi amiga Silvia y su familia, con generosa humildad y contagiosa alegría, hicieron de su audiencia personal con el Papa una oportunidad de encuentro y bendición comunitaria llevándole a Francisco mensajes y regalos de sus amigos.

Hace dos años tuve  la misma suerte y bendición con mi amiga Paula, quien le llevó a Francisco KaZuRá, un libro que comparte el espíritu y la virtud de lo que él predica: hablar y expresarse de linda manera. No insultar. A las pocas semanas de la visita de Paula recibí una carta de respuesta agradeciendo KaZuRá. Esta segunda vez, con Silvia, Sigue leyendo

Una voz para sobrevivir este mes: #NoEstresciembre

Oficialmente ya llegó el mes de “Estresciembre”. Un mes de 31 días, pero con 11 cenas de fin de año, 17 brindis, 9 desayunos a título de “veámonos antes de las fiestas”, 4 platos que te tocan cocinar, miles de Santa Claus clonados por toda la ciudad, 3 amigos secretos para sorprender, todos los parientes para saludar y 5 colectas de juguetes para donar y tantas sorpresas como podamos comprar. Ya para cuando llega el día 25 se nos agotaron las horas, los saldos, el presupuesto, las ideas y la energía. Justamente para la celebración del año en que necesitamos estar bien y poder conectar emocional y espiritualmente con nosotros mismos y los demás llegamos abrumados. La sumatoria de eventos y pendientes, regalos y recetas, tarjetas navideñas y de crédito logran que lleguemos apurados, cansados y hasta insatisfechos porque hubiéramos querido lograr y abarcar más.

Lo irónico es que, en realidad, no hay matemáticas involucradas en la Navidad. De hecho, es un acontecimiento único, puntual y específico que se renueva una vez por año en cada uno de nuestros corazones de manera personal para que podamos recibir el mejor regalo. Ese de incalculable valor. Un regalo único e insuperable que envuelve el sentimiento humano por excelencia. Ese que todo lo abarca, lo contiene y lo puede de manera simple y extraordinaria a la vez: EL AMOR.

Jesús llegó al mundo sin lista de preparativos ni previo aviso. Sino no hubiera nacido a medio camino… Seguro que María y José hubieran preferido otras comodidades, lugares y cuidados para su fecha de parto. Pero fue en un pesebre del establo…

Esto me dice que desde toda la eternidad estuvo claro: Jesús no nació para enseñarnos sobre los números, cálculos, cantidades, porcentajes o proporciones de nuestras vidas. Pero sí nació para regalarnos la PLENITUD y TOTALIDAD DE UN SENTIDO DE VIDA.

Entonces ¿por qué nos estresamos justo para celebrar el día en que Él nació? Creo que, sin darnos cuenta, nosotros mismos nos boicoteamos con la constante mención y referente numérico de la cuenta regresiva. ¿O acaso no estamos ya todos repitiendo frases clásicas como “Increíble que ya estamos en Diciembre” o “Ya no falta nada para Navidad”? No niego que cerrar un año tiene lo suyo y es importante en lo personal, escolar y laboral. Pero no sumemos a lo que sobra. Saquemos la Navidad del calendario y del recetario, de los reportes y notificaciones, de las listas de pendientes y hojas de balance. Sé que no es fácil pero…
… Planeemos encuentros que no tengan precio y dejen un saldo positivo.
….Apostemos por los cambios de actitud y no de regalos.
… Mantengamos los códigos de respeto y no de barras.
… Tengamos en cuenta sin llevar la cuenta.
… Evitemos excesos de compra y la comparación. Invirtamos más en la comprensión y compasión.

Que lo que haya sea suficiente porque damos sin esperar y amamos sin medida. Cuando el inevitable frenesí nos alcance- que te aseguro que lo hará-, paremos la pelota y recordemos que lo que de verdad vale la pena no vale en pesos. Lo más valioso que podés regalar y regalarte esta Navidad son demostraciones de amor y espacios de encuentros verdaderos y sinceros. Tenelo siempre en cuenta y sumate: #NoEstresciembre

Gran abrAZo de la A a la Z  lleno de pAZ.

Agustina

Fuente orginal de la foto: GettyImagesRF

Vivir la muerte con Xoco y Boris

boris-y-xoco-muerte Xoco y Boris quieren ayudarte a vivir la muerte. Así de buenos amigos son estos personajes: saltan de la ficción para ser parte de  la acción de nuestra vida. Y nuestra muerte. Haz clic en las imágenes de abajo para saber sobre calaveras, Xolotl y los perros del inframundo…

FestiviDAD vs. FestiWEEN

image(Publicado en LaNación)

– Mamá, Navidad y Halloween son enemigos.

– ¿Por qué?

– Porque Navidad es el cumpleaños de Jesús y Halloween es el cumpleaños del Diablo. Es como el agua y el fuego. (Anna,9)

¡Qué alivio y qué alegría me dió escuchar ésto! Porque llevo muchas “Noches de Brujas” viendo cómo ir contra la corriente del “dulce o truco”, sin lograrlo del todo y frustrándome completamente… Es muy difícil decirles a tus hijos que no salgan a la calle cuando el barrio entero está de fiesta, disfrazado y comiendo caramelos.

Lamentablemente uno cae en el “pues si no puedes vencerlos, únete”, ¿verdad? Sí, como yo. Aunque sea aclarándoles que es tan sólo un rato durante tan sólo un día para disfrazarse (¡y lindos, por favor!) – y para juntar caries y dolores de panza.

Por eso he decidido redefinir el “dulce o truco” a nuestro favor y como un ejercicio para la vida misma. Nuestros hijos no siempre se moverán en ámbitos con los mismos valores. Tendrán que saber estar donde son distintos y saber mantener lo que piensan, creen y sienten en lugares y con compañías que los desafiarán, cuestionarán, incomodarán y hasta provocarán.

Si los dejo encerrados en casa, aparatados del pulso del calendario, creo que los debilito. Si arriesgo a que se sumen es porque pretendo fortalecerlos. Lo que con tanto empeño, esfuerzo y, sobre todo, amor les inculco 24-7 los 365 días del año, no se puede borrar ni olvidar por recorrer el barrio con amigos y reclamar dulces una tarde. Si eso ocurre, algo mal estoy haciendo yo mañana, tarde y noche.

Es justamente cuando la corriente viene en contra que creo que no debo cerrar ni los ojos ni las puertas. Entonces prefiero aprovechar la oportunidad como un ejercicio de fortalecimiento personal y familiar. Lo que creemos firmemente, por lo que luchamos y educamos todos los días del año, jamás lo podrá tapar ni ocultar un disfraz.

A diario me esfuerzo por criar y educar pequeñas grandes personas que sean transparentes y genuinas en su sentir, claras y auténticas en su pensar, lúcidas y alegres en su actuar y así sepan iluminar sus propias vidas y las de los demás. Una tarde de una fiesta oscura a mí y a mi familia no nos van a apagar, engañar y, menos aún, cambiar. Una fecha en el calendario no nos vencerá. Al contrario, la vamos a aprovechar para fortalecer y reafirmar nuestros mejores valores.

Además, para mí, entre la Luz y la Oscuridad está clarísimo: ¿O acaso alguien conoce a algún niño que le tenga miedo al día? Entre la Luz y la Oscuridad, no hay mucho que pensar. Por eso mejor: ¡Pues, ya! hagámosle frente al Halloween y hagámonos fuerte ante esta realidad y adversidad. Y desde hoy mismo y con tiempo empecemos a prepararnos e ilusionarnos con la Luz de la Navidad.

Un abrAZo lleno de luZ

Agustina

Te va a dejar muro…¡digo mudo!

muro– Mamá, ¿el abuelo escapó de Alemania por la guerra?

– Sí.

– ¿Y después se fue a Argentina?

– Sí.

– ¿Y ahí conoció a la abuela?

– Sí.

– ¿Y se casaron y tuvieron a Papá?

– Sí.

– ¿Y vos así conociste a Papá y se casaron?

– Sí.

– ¿Entonces yo nací gracias a Hitler?

– ¡NNNNNNNNOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

– Bueno. Pero no me grites…

– Bueno. Pero no me hagas enojar.

 

Por suerte pude de inmediato decirme a mí misma: ¡Alto el fuego! Hay que derribar esa conclusión.  Y  nos sentamos a hablar. Quedó claro que por más vueltas y diferentes ángulos y versiones de una historia, jamás ese nombre y la palabra Gracias podrían convivir en una misma oración.

Hoy se celebra una fiesta muy especial en Alemania: el Aniversario de la Reunificación de 1990, casi un año después de la caída del muro de Berlín (9 de noviembre de 1989). Hay música en vivo, desfiles, karaoke, proyecciones, Biergarten y comidas regionales.

¿Y algunos siguen pensando en construir muros? ¿Acaso no hemos aprendido de nuestra propia historia?  A mi hijo de 12  le quedó clarísimo enseguida… Ojalá que aquellos, más grandes y preparados, con intención y decisión de voto, también entiendan que entre países y dentro de una misma nación hay que construir puentes. No muros.

¡Feliz día, Alemania toda! “Danke schön” por el ejemplo.

Agustina

Debate (im)político

imageViendo el debate, nuestra única hija de 11, delante de sus tres hermanos:

“Después dicen que las mujeres hablamos sin parar y somos las que interrumpimos”.

Todo dicho.

Salu2 de cordialidad y política ( de RAE 10. f. Cortesía y buen modo de portarse)
Agustina