Chau, Chavo, Chapatín, Chapulín…Chespirito.

image

 “Fue sin querer, queriendo”.
“Es que no me tienen paciencia”.
“Eso, eso, eso, eso”.
“Bueno pero no se enoje”.
“Se me chispoteó”.

“No contaban con mi astucia”.

Tus pequeñas grandes voces las hemos repetido todos y, en más de una, nos sacaron de un aprieto.

Muchas Gracias, Chespirito. Fuiste siempre un grande porque siempre fuiste un niño. Adiós, Chespi, la bonita vecindad de las nubes te da la bienvenida. Y “te seguiremos los buenos”.

¡Chau, genio! image

 

Anuncios