Una voz para sobrevivir este mes: #NoEstresciembre

Oficialmente ya llegó el mes de “Estresciembre”. Un mes de 31 días, pero con 11 cenas de fin de año, 17 brindis, 9 desayunos a título de “veámonos antes de las fiestas”, 4 platos que te tocan cocinar, miles de Santa Claus clonados por toda la ciudad, 3 amigos secretos para sorprender, todos los parientes para saludar y 5 colectas de juguetes para donar y tantas sorpresas como podamos comprar. Ya para cuando llega el día 25 se nos agotaron las horas, los saldos, el presupuesto, las ideas y la energía. Justamente para la celebración del año en que necesitamos estar bien y poder conectar emocional y espiritualmente con nosotros mismos y los demás llegamos abrumados. La sumatoria de eventos y pendientes, regalos y recetas, tarjetas navideñas y de crédito logran que lleguemos apurados, cansados y hasta insatisfechos porque hubiéramos querido lograr y abarcar más.

Lo irónico es que, en realidad, no hay matemáticas involucradas en la Navidad. De hecho, es un acontecimiento único, puntual y específico que se renueva una vez por año en cada uno de nuestros corazones de manera personal para que podamos recibir el mejor regalo. Ese de incalculable valor. Un regalo único e insuperable que envuelve el sentimiento humano por excelencia. Ese que todo lo abarca, lo contiene y lo puede de manera simple y extraordinaria a la vez: EL AMOR.

Jesús llegó al mundo sin lista de preparativos ni previo aviso. Sino no hubiera nacido a medio camino… Seguro que María y José hubieran preferido otras comodidades, lugares y cuidados para su fecha de parto. Pero fue en un pesebre del establo…

Esto me dice que desde toda la eternidad estuvo claro: Jesús no nació para enseñarnos sobre los números, cálculos, cantidades, porcentajes o proporciones de nuestras vidas. Pero sí nació para regalarnos la PLENITUD y TOTALIDAD DE UN SENTIDO DE VIDA.

Entonces ¿por qué nos estresamos justo para celebrar el día en que Él nació? Creo que, sin darnos cuenta, nosotros mismos nos boicoteamos con la constante mención y referente numérico de la cuenta regresiva. ¿O acaso no estamos ya todos repitiendo frases clásicas como “Increíble que ya estamos en Diciembre” o “Ya no falta nada para Navidad”? No niego que cerrar un año tiene lo suyo y es importante en lo personal, escolar y laboral. Pero no sumemos a lo que sobra. Saquemos la Navidad del calendario y del recetario, de los reportes y notificaciones, de las listas de pendientes y hojas de balance. Sé que no es fácil pero…
… Planeemos encuentros que no tengan precio y dejen un saldo positivo.
….Apostemos por los cambios de actitud y no de regalos.
… Mantengamos los códigos de respeto y no de barras.
… Tengamos en cuenta sin llevar la cuenta.
… Evitemos excesos de compra y la comparación. Invirtamos más en la comprensión y compasión.

Que lo que haya sea suficiente porque damos sin esperar y amamos sin medida. Cuando el inevitable frenesí nos alcance- que te aseguro que lo hará-, paremos la pelota y recordemos que lo que de verdad vale la pena no vale en pesos. Lo más valioso que podés regalar y regalarte esta Navidad son demostraciones de amor y espacios de encuentros verdaderos y sinceros. Tenelo siempre en cuenta y sumate: #NoEstresciembre

Gran abrAZo de la A a la Z  lleno de pAZ.

Agustina

Fuente orginal de la foto: GettyImagesRF
Anuncios

Deséalo pero trabájalo

image

Tim Grill/Corbis images

Su tío le pregunta a Alec (7)

– ¿Qué le pediste a Papá Noel?

– Unas cartas de Pokemon, la remera de Boca y una pelota. ¿Y vos?

– Yo, la paz del mundo.

– Mmm… no sé si te la va a traer porque mira que también está el Diablo.

Ni las propias peqgrandes voces creen que todo es pura magia. Por eso, no nos engañemos:

Si para el próximo año deseas paz….

búscala, trabájala, ejercítala, ejemplifícala, vívela y contágiala.

Si en el 2016 deseas salud….

come sano, haz ejercicio, deportes y chequeos médicos, toma mucha agua, descansa y haz meditación, silencio, oración y reflexión.

Si deseas prosperidad para el nuevo año…

busca el bien para todos y cada uno porque todo vuelve y el bien abunda y alcanza sólo si se sabe compartir.

Un buen y próspero año se construye con lo mejor que puedas hacer día a día, desde hoy mismo que lo deseas y durante cada día que lo ejercites…hasta sumar 365.

AbraZo GoRDo de NaViDaD.

Agustina

#MesaZa de PaZ

image

© Sigrid Olsson/PhotoAlto/Corbis

– ¿Me ayudás a poner la mesa, por favor?

– Mamá, yo quiero ser feliz.

Además de tu mejor vajillla y menú, animáte, como Joaco (6), a poner sobre tu mesa navideña tu mayor deseo y profundo anhelo. Porque en días especiales en que la mesa se agranda, reune y reencuentra alimentamos, sobre todo, nuestros corazones y espíritu. Así también una clásica voz se lo dijo a Sancho Panza y nos regaló la famosa frase: “Habla con respeto, Sancho, …, y tengamos la fiesta en paz“.

Gracias Don Quijote y Don Joaco 🙂

AbraZo GoRDo de NaViDaD,

Agustina

 

Peqgrandes Venus y Marte de compras

image

A punto de pagar en la caja:

– Señor, ¿tiene tijeras?

– Aqui no vendemos tijeras.

– Pero yo sólo quiero que me preste un poquitito las que tiene ahí…

La historia del shopping es tan clásica y tradicional como la Navidad misma: mientras a ella no le alcanzan las manos ni los ojos, él quiere desaparecer para ni ver lo que sucede… o se gasta 🙂

Agustina

 

 

 

Tribu-to Navideño

image– Mamá ¿este año vamos para Argentina a ver a nuestra tribu?

– ¡¿Nuestra qué?!

– Bueno, nuestra tribu-familia.

Joaquín (6) Inglaterra

Pequeña gran gen(i)alogía la de Joaquín…

Yo también soy expatriada y, en estos días, el espíritu nómade contribuye a la sensación de vivir en un tipi cuando regresamos para las fiestas.  La casa de nuestros familiares se achica para agrandar el corazón. Y las tribulaciones tales como “¿de dónde somos?” encuentran un sano silencio atribuído al ruido de las costumbres, comidas, tradiciones y anécdotas de siempre.

El verdadero tributo a la Navidad es estar junto a tu familia, tribu, comunidad, clan, grupo, gente, parentela, colectividad, banda, pandilla, barra, dinastía…. No importa cómo los llames, los kilómetros recorridos y las (in)comodidades del caso, lo lindo es estar cerca y no distribuídos.

 

foto: https://pbs.twimg.com/media/B3cw149CcAAbuUf.jpg:large

Sant@ Claus.com

image Al señor lo conocemos todos. Y esa pequeña gran voz soy yo a los 4 años pero… “Jamás pensé que la Navidad más emocionante de toda mi vida sería a mis 42 años y con 4 hijos que no serían parte de la aventura que estoy a punto de contarte”. 

Así comienzo el cuento que me invitaron a publicar en Nuestro Medio (México) y acepté para regalarles a todas mis queridas pequeñas grandes voces y sus familias con mucho cariño. “Es corto, emotivo”  (intro en la portada), inspirado en los niños y en los padres de hoy. Que disfrutes de Sant@ Claus.com

Un abrAZo de A a Z, bien gordo de Navidad y muy lleno de pAZ,

Agustina

La Navidad comenzó a girar…

bici guilloEn la calle ve a un niño en una linda bici.

– ¡Qué buena está tu bici!

Sin frenar, contestó:

– Seeee. Me la hizo Papa Noel.

Dino (12) Argentina

“Increíble que, con toda la información que hay dando vueltas, lo de Papa Noel siga siendo un secreto de estado en el 2014”, dijo quien me compartió esta voz.  Y yo coincido y aliento a que siempre cuidemos el estado de infancia e inocencia.

Muchas gracias, Guillo. Tu  “aneda” con Dino arranca la temporada navideña en este blog.

¡Que comiencen a rodar las Pequeñas Grandes Ho, Ho, Ho!

foto: El País.com